Las mujeres tienen prohibida la entrada en la mezquita y rezan en un edificio aparte