Detalle de los textiles del Hammam... siendo iraní, no podían ser menos que obras de arte