Cúpulas que no existen y cielos que cubren estancias