Y sus clásicas puertas... las que dan fama a la ciudad